Si lo puedes imaginar lo puedes crear

¡Buenos días!

He escrito este post, para desearos una feliz semana y animarnos y motivarnos, para que todo nos vaya fenomenal y no solo pensemos que igual podemos, sino que confiemos, en que vamos a conseguir todo lo que nos propongamos.

¡Vamos con el nuevo reto!!!“Si lo puedes imaginar lo puedes crear” el quinto dentro de los 7 secretos para ser feliz y tener éxito en la vida de la mano del Dr. Puig, número uno en Salud Emocional en España,
desde el programa del hormiguero.

Nos explica el Dr. Puig que esto esta basado en los estudios de neuroplasticidad, de la mano de Alvaro Pascual Leone, una de las personas mas relevantes en este campo.

Nos cuenta de forma muy clara, que si nosotros imaginamos, visualizamos una situación, como si estuviera ocurriendo y nos vemos capaces de gestionarlo, es decir por ej. queremos buscar un aparcamiento e imaginamos, que lo vamos a encontrar y también, que vamos a encontrar gente agradable, en ese momento empiezan a suceder cambios en el cerebro.

De hecho, nos dice que pilotos, cirujanos, deportistas, utilizan estas técnicas para transformar favorablemente la estructura cerebral.

Os preguntaréis y ¿que hay que hacer para conseguirlo?

Pues bien, nos explica el Dr. Puig que tenemos que inducir un estado emocional, que tiene la capacidad de alterar el comportamiento de las neuronas. Sabemos que en lugar de enfocarnos en evitar lo que tememos, nos tenemos que enfocar en lo que queremos y entonces empieza un proceso de movimiento de células madre, que comienzan a convertirse en neuronas. Las neuronas, que ya están, empiezan a cambiar sus ramificaciones, de manera que comienzas a generar dentro de ti, esa capacidad que te ayuda a hacer frente a esos desafíos, con mucha mas soltura, con mucha mas sensación de seguridad.

No es una fantasía, que sería lo que nos hace huir de la realidad, sino el uso de la imaginación que es la facultad, fabulosa que tiene el ser humano, para generar una nueva realidad

Nuestro objetivo tiene que estar enfocado en: poner en marcha un proceso, que nos permita aflorar nuestra mejor versión. Es decir, tal vez en este momento, no lo consigamos pero nos notaremos, mas tranquil@s, mas segur@s, mas capaces. Se trata de ir generando estas condiciones, para que cada vez nuestras posibilidades de éxito sean mayores.

¿Y que deberes tenemos que hacer?

El Dr. Puig, nos indica, que en el caso de la neuroplasticidad, vamos a tener que trabajar mas de una semana para conseguirlo, realmente tres, que es el tiempo, que se ha visto que se necesita, para que esas células madre se conviertan en neuronas, pero que en una semana ya podemos ver algún avance.

Ejercicios diarios:

Invertir 5 minutos, de los cuales en el primero tienes que preguntarte: ¿Cual es el reto de hoy? Y los 4 minutos restantes te imaginas ante ese reto, sintiéndote seren@, confiad@ y capaz. Solo se busca generar esas sensaciones propias, que hacen que notes que las cosas están sucediendo como quieres que ocurran.

Practicando estos ejercicios durante tres semanas, nos explica el dr. Puig, vamos consiguiendo que esas células madre, se conviertan en neuronas, que son fundamentales para aumentar nuestro potencial.

¿Es interesante probarlo no creéis?

¡Feliz semana!!! espero vuestros comentarios y me gustas si os ha gustado el post.

Si no estas suscrito puedes suscribirte en la cajita poniendo tu correo electronico o pudes enviarme un mensaje a través del contacto aquí.

Si queréis ver el video aqui del Dr. Puig en el programa del hormiguero, como siempre, no tiene desperdicio.

Anuncios

Nosotros somos monedas de oro

nosotros somos monedas de oro

El Dr. y para mí maestro Mario Alonso Puig, cuenta una leyenda muy interesante, que habla sobre la autoestima y que os narro a continuación, según mi interpretación.

Tengamos en cuenta algo fundamental, siguiendo sus palabras: “que una cosa es los demás nos valoren, nos quieran y otra cosa es que nosotros busquemos el valor en lo que los otros nos valoran Dr. Puig.

Esta es la historia de un chico, que no se valoraba nada y permitía, por tanto, que los demás tampoco lo hicieran.

Llegó un momento que tuvo que pedir ayuda, para que alguien le guiara a encontrar un poco de valor en su vida.

Con las personas que se iba encontrando por el camino, comentaba como se sentía y le respondían: que no era mal chico, aunque no era ni muy inteligente, ni muy creativo, pero que no se preocupara porque, de todo tiene que haber en la vida.

Solamente una persona le dijo, -pues mira la verdad es que yo no sé resolver tu problema, pero conozco a alguien que si puede. Es un anciano sabio, que vive en una montaña, a la que tienes que acceder después de varios días a caballo, si estás dispuesto a probar.

El chico por supuesto, estaba dispuesto, porque estaba desesperado y no sabía cómo salir de esa situación.

Consiguió un caballo, cabalgó varios días y cuando encontró al anciano, le preguntó si era el sabio de la montaña y le contó lo que le ocurría: que no se valoraba a sí mismo y que a lo mejor, era porque no valía nada y esperaba que él le resolviera sus dudas.

El anciano le contesto que no se consideraba sabio, pero que como tenía mucha experiencia, por su larga vida, intentaría ayudarle, pero que necesitaba mucho tiempo para ello y ahora mismo no podía..primero necesitaba resolver un problema suyo personal.

El chico se interesó por lo que al anciano le preocupaba, porque estaba ansioso por resolver sus dudas y le ofreció su ayuda para solucionar su inquietud.

El anciano acogió de buen grado su apoyo y le contó que necesitaba vender un anillo, por dos monedas de oro.

Al chico le pareció un anillo muy raro y un precio costoso, aunque posible y se dirigió a un mercado que había en el pueblo justo la mañana siguiente, para intentar venderlo por lo que pedía el anciano y así solucionarle el problema y lograr que le ayudase a resolver el suyo.

Se paso todo el día lidiando con curiosos, que se interesaban por el anillo pero que al saber el precio, le llamaban loco y volvió muy tarde, triste por no haber podido conseguir el objetivo y le contó todo lo sucedido al Sabio.

El le dijo que ahora se daba cuenta de su error, a lo mejor el anillo no valía eso y estaba pidiendo demasiado. Necesitaba que un experto lo tasara y conocía al perfecto. Pero el inconveniente era, que estaba a dos días a caballo… a lo que el chico no le puso ningún inconveniente.

Estaba deseando solucionarle el problema para que estuviera libre para ayudarle a él. Incluso le propuso al maestro, que si el tasador le compraba el anillo, se lo podría vender por dos monedas de oro.

El sabio se negó en rotundo, diciendo que el anillo no se vendía y que solo quería saber su valor real a ojos de un experto en la materia.

El chico se quedó un poco confuso al decirle el anciano que no quería vender el anillo, pero lo obedeció a ciegas.

Al encontrarse con el experto, le preguntó si era quien buscaba y él le confirmó, que efectivamente era el mejor experto en anillos del mundo.

El chico le dijo directamente que tenía urgencia por vender un anillo y se lo mostró. El experto al verlo, le dijo que si quería , le daba cincuenta monedas de oro en ese mismo instante, por las prisas y que si le daba una semana podía conseguirle cien.

El joven se quedó helado al descubrir el alto valor del anillo y volvió a contárselo al anciano muy sorprendido.

Al contarle la hazaña al maestro y preguntarle cómo podía ser esto, él le contesto sencillamente: porque en esta vida, hay que preguntar a los que saben.

Es una pena que en la sociedad no haya muchos expertos en valores humanos y como dice el Dr Puig:

“Como nadie o casi nadie sabe de seres humanos, te tasan como tasan en el mercado”

Podéis escucharla como la transmite magistralmente el Dr. Puig. Aquí en este vídeo en el minuto 19, si queréis 😊

Y recordar siempre: que nadie os diga que no valéis, porque los seres humanos valemos oro.

¡Feliz fin de semana!!❤️😘